ENTORNO, SUELO Y CLIMA

Al lado de la Ermita de Nuestra Señora de Vida, en lo alto del puig Corcoll, a 250 metros sobre el nivel del mar, a 1 Km de Cistella, a 11Km de Figueras, a 150 Km de Barcelona, a Alt Empordà. A 30 minutos de Olot, a 45 minutos de Girona, 1 hora de Perpignan, a hora y media de Barcelona. Al alcance de quien quiera airear su mente con la tramontana y una buena copa de vino en la mano.
Cistella es un típico pueblo ampurdanés de no mas de 290 habitantes, interesante arquitectura y espacios acogedores, con dos restaurantes de gran calidad y concurrencia.
Entorno excepcional y privilegiado, donde la llanura del Empordà empieza a subir las faldas de los Pirineos, cerca de los volcanes, en la zona denominada la Garrotxa d’Empordà.
El Empordà es un lugar estratégico por donde griegos y romanos introdujeron el vino y su cultura en la península ibérica, 2.500 años de historia vinícola, una de las zonas enoturísticas con más potencial en Europa, un diamante en bruto.
Clima ampordanés: la Tramuntana es un viento de norte que alcanza hasta 120 Km/h, limpia la atmosfera y asegura el buen estado sanitario de las cepas. La dirección de las espalderas en la viña es de norte a sur para favorecer el paso de nuestro viento que ventila y suprime la humedad de los racimos. Tenemos inviernos suaves y veranos calurosos, temperaturaras de entre 14 y 16ºC. Llueve unos 600 litros al año, el viento que nos trae la lluvia suele ser viento del este, viento de mar, Levante.
Terreno  franco (según clasificación USDA) compuesto por 43% de arena, 37% de piedra caliza y gruesa y 20% de arcilla. pH ligeramente básico, aproximadamente 8. Temperatura, insolación, pluviometría y suelo favorables para el buen desarrollo vegetativo de las cepas, óptimo crecimiento de los frutos y por consiguiente: vinos de calidad.